Hambre de Tierras

Hambre de Tierras es la Joya del enólogo canario Pedro Sánchez, un vino homenaje a su padre, cuya mano agarrando la viña está grabada en el.

Se quería transmitir todo ese afecto con un packaging que evocara a un botín, que cualquier persona que tuviera la botella en sus manos sintiera que está ante un valioso tesoro por descubrir.