40 Días y 40 Noches

Érase una vez 40 días y 40 noches, que es el tiempo que estuvo macerando la uva para este vino divertido, inspirador y lleno de matices.

Es un nombre de cuento y con esa idea generamos una ilustración relacionada con su elaboración y entorno, para que cada persona cree su propia historia alrededor del vino estableciendo un vinculo emocional.

Como todo buen cuento la magia aparece al anochecer.